Resultados encuesta

Loading...

Loading...

Días atrás, contactamos con un gran número de entidades y agentes implicados en el desarrollo de políticas de orientación, inserción y formación profesional para el empleo y les propusimos participar en un pequeño estudio. El objetivo era conocer cómo se percibe las necesidades para implantar formación no presencial para este 2020.

Es obvio que, de un tiempo a esta parte, nos encontramos ante el dilema de que hacer y como continuar, tanto ahora como en la nueva normalidad.

Antes de entrar en detalles, quisiera subrayar algo que a nadie se le escapa: lo que no hace ni tres meses era algo impensable, ahora se ha convertido en una altamente probable realidad. No sabemos a ciencia cierta, cuanto (en número de acciones formativas) será realizable de aquí en adelante. Pero sí sabemos que, en formación, nada será como antes.

Es el tiempo de asumir cambios importantes

Según las entidades consultadas, no es una opción más, sino la primera de todas. Y eso ya lo intuíamos, dado que en los próximos meses las organizaciones e instituciones que nos dedicamos a la formación para el empleo vamos a ser claves en la inserción laboral. Va a ser imposible hacer frente a tanta demanda en nuestras aulas y cobra fuerza la posibilidad de la formación en línea. Es tiempo de afrontar este reto y pasar a la acción.

Hay que buscar las sinergias entre todos

El mundo ya ha empezado a cambiar en la manera de relacionarnos entre organizaciones. Formamos parte de un mismo ecosistema.  Y esto debe condicionar nuestra forma de cooperar para alcanzar el objetivo común: la competitividad de nuestra sociedad a través de profesionales más y mejor capacitados. Y los resultados de este estudio señalan que a día de hoy se confía en soluciones por parte de colaboradores/as, Partners o empresas de formación a la implantación de soluciones para abordar estos retos. No obstante, opinamos que, aunque de manera transitoria no puede llegar a ser exclusivamente una solución a medio-largo plazo.

Soluciones para los y las más vulnerables

Porque la era de la transformación digital y la denominada sociedad del conocimiento ya hace tiempo que es el mundo en el que vivimos. Y la brecha que hay en determinadas capas y condiciones socioculturales no debe de ser un impedimento para buscar soluciones creativas, innovadoras, que permitan que gran parte de las personas a las que ofrecemos nuestro apoyo, no se queden relegadas o fuera. Ya solo es válida una respuesta efectiva, que acerque al logro a los y las más vulnerables.

Preparar la formación que capacitará para la empleabilidad

Es momento de soluciones formativas, de corta duración, que capaciten profesionalmente, dentro de un contexto digitalización del mundo empresarial. Pero también es tiempo de trabajar en un modelo de competencias de la nueva era “post-industrial”. Así lo muestran estos resultados, como así lo vienen indicando los expertos: más desarrollo de competencias transferibles a trabajos de distinta naturaleza que competencias técnicas y de especialización. La clave para la próxima década se basará en la adaptación al cambio, y en las competencias que dotaran de recursos para cubrir las demandas de las nuevas oportunidades laborales.

Joan Izquierdo Cabello

CEO y Coach en PNL